viernes, 17 de mayo de 2013

Capítulo 43: En sus piernas volaron.

(POV Angel)



Andrea se hecho el pelo hacia atrás, se colocó la ropa y cogió su taza de café para darle un trago. De todas las drogas que había en el mundo yo solo podía contemplar que no había otra que complaciese más a Andrea que el café. Era como para Paula las fresas con nata o como para mí el chocolate. Víctor sin embargo no hacía más que darle sorbos a su taza de té, cosa que a mí me parecía algo repulsiva, ya que lo mío nunca fueron las hierbas pasadas por agua. Alicia revolvía en su móvil con una mano, a la vez que con la otra removía su café, concentrada en su móvil seguía con cara de seriedad, a pesar de que Josh parecía decirle cosas divertidas al oído. Pero ella no hacía más que asentir con la cabeza y seguir con cara de seriedad, en un silencio ensordecedor que a mí me hubiera complacido romper. Andrea rompió el silencio con una fuerte tos que nos indicaba que “empezaba la reunión”.


-Chicos mi madre me ha dicho que la policía ha comenzado una investigación para dar con el paradero de Paula, pero sinceramente a mi me da que esa recua de cenutrios no van a encontrar ni la puerta de salida de la comisaría-dijo Andrea- ¿qué zonas nos quedan por registrar? Angel dímelo tu ya que tienes el mapa.
-Pues…la verdad es que no hemos recorrido ni un tercio de Londres, hemos mirado los alrededores de la casa, el instituto y poco más…la verdad…o nos ponemos las pilas o damos a Paula por perdida, yo no descartaría que ya estuviese fuera del país. Por descartar no descarto ni la posibilidad de que se haya ido por su cuenta…
-¿Cómo por su cuenta? Angel tiene aquí a su familia y amigos… ¿por qué iba a hacer eso?-dijo Andrea con cierta tristeza.
-Pues simplemente porque no le gusta la vida que tiene…o no sé…supongo que quiere hacer borrón y cuenta nueva…yo…quizá lo hubiese hecho de haber sido ella. Le faltan las dos personas más importantes en su vida, se ha tenido que mudar a Londres lejos de sus amigos, ve unos problemas familiares que ni sabe de donde surgieron y no los entiende…yo creo que no necesita más explicaciones.
-Y si es así… ¿qué vas a hacer?-dijo Alicia-la vas a dejar ir.
-No.                                                                           
-Y entonces vas a…-dijo Josh intrigado.
-Voy a buscarla y convencerla para que vuelva.
-Así me gusta, con un par de cojones, no sabemos dónde está, pero nos importa un bledo porque vamos a ir a buscarla igual-dijo Víctor con voz alegre.
-Me tenéis que disculpar un momento…dijo Alicia con seriedad.
Se levanto de forma brusca empujando a Josh y mirándole mal, se fue en dirección a los baños con un halo de hielo que cubría todo el café.
-¿Qué le has dicho ya?-dije con voz de obviedad.
-Nada cosas nuestras-dijo mientras salía corriendo tras ella.

(POV neutro)

Josh entró tras ella en el baño de mujeres, cosa que no debía hacer, pero que sinceramente le daba igual. La puso entre la pared y él, una vez en ese punto comenzó la discusión que habían evitado delante de todos.
-Pero ¿se puede saber por qué te molestas a cada cosa que digo?-dijo Josh exasperado.
-Pero ¿se puede saber por qué no me dejas en paz?
-He preguntado yo primero…
-¿Se puede saber por qué te comportas como un niño pequeño?
-No me comporto como un crío y no me cambies de tema. Respóndeme.
- Y ¿a ti quién te ha dicho que me haya molestado?
-Es que no se te nota en la cara de borde que has puesto…que va-dijo a la vez que posaba su mano en la pared justo al lado del hombro de ella.
-Josh déjame en paz…estoy cansada y no es mi mejor día, así que no me digas gilipolleces y apártate.
-No, me da igual que te hayas levantado con el pie izquierdo, no me aparto hasta que me digas que coño te pasa-dijo casi alzando la voz.
-Que a mí no me gritas Josh, que a otras quizá les grites, pero a mí no joder.
-Así que es eso…piensas que estoy con otras y que contigo estoy tan solo jugando…
-Pierdete, déjame en paz de una vez joder…empiezo a pensar que eres gilipollas...
-Vete a la mierda Alicia…-dijo a la vez que se apartaba y dejaba que ella se fuera.

Pero no lo pudo evitar, no quería estar así con ella. Ella no quería estar así con él, pero era la única forma de eliminar cualquier resquicio de algo más que amistad entre Josh y ella. Porque sabía que el no podía más que traerle problemas. El la agarro del brazo y con un movimiento rápido la acerco hasta él, sus labios se encontraron en la oscuridad de aquel baño (ya que se había ido la luz claramente). Las manos de Josh escalaron por el interior de la camiseta de Alicia, pero luego bajaron hasta su cintura y de ahí pasaron a coger sus piernas, que ella enrosco alrededor de sus caderas. Los labios de Josh bajaron por su cuello, dejando huella por donde pasaban y sus labios se volvieron a encontrar en la luz. El chirrido del manillar los saca de la lujuria en la que se habían visto sumergidos, Alicia ve como el manillar gira a la vez que ella intenta separarse de Josh. Se coloca la ropa y le ordena a Josh que se meta en uno de los baños, pero es demasiado tarde una señora de 70 y pico años entra en el baño con un bastón muy ornamentado.

-Hola bonita-dice la señora con dulzura-la puerta no abre bien, ten cuidado no te vayas a quedar encerrada.
-Gracias lo tendré en cuenta-le dije amablemente.

La anciana sonrió a Alicia y se entró en uno de los baños. Alicia dio un resoplido y salió del baño, casi al borde de la risa, Josh la siguió, pero el no pudo evitar reírse. Alicia se giró y le hecho una mirada fulminante de “lo del baño se queda en el baño”, Josh intento adoptar la cara más seria que pudo, pero la risa se lo impedía. Volvieron a la mesa y se comportaron como si nada hubiera pasado.

(POV Andrea)

-Víctor quita tu puñetera mano de mi pierna.
-Ni te he tocado…
-Encima de pervertido mentiroso… ¿no te cansas no?-volví a quitarle la mano de encima de mi pierna.
-No la verdad es que no.
-Pues así chaval vas por muy mal camino…
-Me arriesgare…siempre me ha gustado el riesgo.
-Víctor eres muy mono, pero sin conocerte bien y viendo que estas siendo un salido…la verdad pierdes todo el encanto.
-¿Pues qué te esperabas?...el príncipe de la cenicienta.
-Si no es mucho pedir…pues si.
-Pues puedes ir llamando a Disneyland y que te traigan uno.
-Pues ya llamare mañana…ahora mismo hay cosas más importantes que hacer.

Me fui hacia la barra del bar y le pedí al camarero otro café. Una vez servida pague la cuenta y volví a la mesa. Acabe el café y acto seguido estaba volviendo a buscar a Paula, esta vez me dirigía a Lewisham en metro. Aquel vagón estaba repleto de gente, íbamos muy apretados, situación que a Víctor le encantaba ya que no me había quedado otra que sentarme encima de él. Angel iba de pie y mirándonos con cara de risa, ya que aquella situación les parecía graciosa tanto a Víctor como a Angel. Josh y Alicia se habían ido nada más salir de la cafetería, tenían que hacer un par de recados por lo que no nos pudieron ayudar y me tuve que quedar sola con aquella panda de dos. El enfado que tenía no me lo podía quitar ni un buen café con cupcake, no soportaba que Víctor pensara que me tenía pillada. La verdad es que no me desagradaba estar con él, pero tampoco quería ser fácil para él.

-¿Vas cómoda?-pregunto él casi riendo.
-Si la verdad es que eres un asiento perfecto-dije con la mirada más feroz que le pude echar-que pena que solo sirvas para eso-dije con una sonrisa pícara.
-Andrea eres una mal pensada, desde luego, insinuándome esas cosas…
-Yo no te he insinuado nada, quien ha pensado mal eres tu…además sabes que tengo razón.
-Si me lo has insinuado…y no tienes razón.
-No te lo he insinuado, me refería a que eres un inútil en general…y tengo razón.
-Claro…
-Bueno vale si te lo insinúe, pero tengo razón.
-Eso todavía no lo sabes, yo soy todo un prodigio, te dejaría alucinada.
-Víctor no me hagas reír.
-Y tu no me piques, que no hace falta, que ya se que quieres tema conmigo…
-Mira de momento el único tema que vas a tener es el de cómo no tocarle las narices a Andrea ¿te ha quedado claro?
-De momento no le puedo tocar las narices a Andrea, pero quizás más adelante pueda tocarle otras cosas.
-Serás cerdo, salido, pervertido…
-Más adelante podré tocarle la vena sensible…desde luego Andrea eres una mal pensada.
-Ya sabes lo que dicen piensa mal y acertaras y he acertado, eres un cerdo, lo de la vena sensible no tiene sentido.
-Si lo tiene.
-¿A sí?
-Si.
-Vale, vale, mientras lo que me toques no sea otras cosas y no tergiverses lo que digo por mi puedes perderte en Kazajistan y no volver.
-Que mala eres…no me quieres.
-La verdad es que no.
-Muy bonito-dijo con resignación.

Ese fue el final de la conversación, dos paradas después llegaríamos a nuestro destino y la búsqueda volvería a comenzar.

(POV Neutro)

Josh abrió la puerta como pudo, una de sus manos estaba girando el pomo de la puerta mientras que la otra rodeaba la nuca de Alicia, no hacía falta que abriera los ojos para dirigirse adonde quería ir a parar ya que se sabía el camino de memoria. Lo había recorrido varias veces con los ojos cerrados y siempre lo había hecho bien, en aquel momento lo único que hizo fue abrir la puerta de su cuarto y cerrarla. Al momento sus labios volvían a juntarse con los de Alicia, era un beso fiero, Alicia mordía su labio inferior a la vez que tiraba de su camiseta. Josh se dejo quitar la camiseta y al igual se dejo caer sobre la cama, Alicia se colocó encima de él y volvió a juntar sus labios. Él cogió su camiseta y tiro de ella, después la dejo caer en algún lugar de la habitación,  Alicia ni se inmutó, siguió bajando por su cuello hasta llegar a su pecho. Pero no se detuvo ahí, ella siguió haciendo feliz a Josh. Llegó al borde de sus pantalones, los cuales hizo quitar y siguió besando el borde del boxer, mordía sus alrededores. Una vez se los hubo quitado Josh comenzó a ponerse tenso, temblaba, pensó que ella iba a hacerlo. Alicia se acercó lentamente y en el momento que sintió que ya estaba bien de juegos, se acercó a su oído y con la voz más provocadora que pudo poner le dijo:

-Te he puesto nervioso…

Y acto seguido Alicia se vio bajo el cuerpo desnudo de Josh, pero Josh se deshizo rápidamente del resto de ropa que Alicia seguía teniendo puesta. Sus labios bailaron por su cuello, bajaron y se posaron en sus pechos, poco después bajaron por su vientre y en sus piernas volaron. 



Siento haber tardado tanto en subir capítulo, pero es que hemos vuelto de Francia hace poco y teníamos examenes y como mucho pudimos colgar el adelanto por google+, lo sentimos mucho. Esperamos que os guste el capítulo. Comentar, besitos.