lunes, 11 de marzo de 2013

Capítulo 40: Soy inolvidable.


(POV Lay)
Matemáticas nunca fue lo mío, siempre preferí las artes plásticas. Llevaba toda la tarde sentada en el sofá intentando hacer unos malditos deberes de matemáticas, por suerte era viernes y aquellos ejercicios no tendría que entregarlos hasta el miércoles. Aquello era imposible, vale si, sé sumar  “2+2=4”, pero aquellos ejercicios demostraban que el “2+2” no me iba a servir de nada. Tiro los apuntes sobre la mesa y me levanto del sofá, me coloco la ropa, cojo mi bolso y salgo de casa dando un portazo tras de mi. Me siento algo abrumada y lo único que quiero es tomar un respiro, por lo que me dirijo al Starbucks de siempre.
-¿Cómo que ha Paula la han secuestrado? Estas a broma. Pero ¿te das cuenta de lo que estas diciendo?-le dije con seriedad.
-Que si, que la han secuestrado. No estoy a broma, sabes que ya no te hago bromas.
-Y yo que pensaba que la que me iba a tener que despedir era yo…
-No sigas por ese camino, sabes que te vas a curar…por Dios no soy capaz ni de protegerla…-dijo con la voz temblorosa.
-…pero…no es culpa tuya…
-Si es mí culpa, tendría que haber ido con ella a Londres desde el primer momento…
-No, no es culpa tuya…no te equivoques…crees ¿qué tus padres te hubieran dejado? Ahora que tienes 18 si, pero antes no. Sabes que todavía tienes la oportunidad de recuperarla, se que vas a traerla de vuelta. Angel te conozco muy bien y se que no te vas a quedar quieto hasta dar con ella.
-Y ¿si cuándo la encuentre ya no me quiere? Y ¿si se olvida de mí?
-… ¿Por qué piensas eso? ¿Qué me he perdido? ¿Habéis discutido?
-No, no hemos discutido, pero si me he peleado con alguien por ella.
-¿Con quién?
-Con John…y el la ha besado…
-Y ¿sabes si Paula siente algo por él?
-Ella ha dicho que no, que me sigue queriendo…pero…
-¿Dudas de ella?… ¿tienes miedo de perderla?
-Tengo miedo de no ser ya un oponente para John. Tengo miedo de no ser ya el que le lleve el desayuno a la cama, de no ser el que le susurre al oído “te quiero”. Tengo miedo de no volver a verla. Pero de lo que más miedo tengo es de que vuelva y se olvide de mí.
-Eso es imposible. ¿Por qué se va a olvidar de ti?
-Porque posiblemente y esto es una teoría mía, quien la haya secuestrado es John.
-Ahh y como es una teoría tuya ya la das por valida, piensa un poco, por mucho que la gente se pueda olvidar de las cosas, nunca se olvidan de su primer gran amor.
-Y ¿si su gran amor no soy yo?
-Angel por favor deja los miedos atrás y búscala, deja de hacerte preguntas, para pedirle salir no te hiciste ni una. Pues ahora para buscarla tampoco.
-Pero ni siquiera se por donde empezar.
-Que tal si empiezas por Square Line, ella solía ir a un Starbucks de allí. Fijo que alguien la vio por ahí.
-Dice por aquí Andrea que consideremos la opción de que ya no este en Londres…-tras una pausa impaciente-más bien que consideremos la opción de que ya esta fuera del país.
-Yo tan solo sugiero que empecéis por ahí, luego el resto es vuestro trabajo.
-Ok, bueno besos rubia.
-No soy rubia, hasta mañana.
La puerta se abre y aparece Dani, con cara de cansancio y la mirada de “espero que no me des malas noticias”. Pobre si es que lo tengo agotado, entre los estudios, el trabajo y yo, esta hecho polvo.
-Hola bicho-dice con tono cansado.
-Hola –le digo a la vez que me acerco para darle un beso.
-Bueno ¿qué nuevas traes hoy?
-Pues que la cena de hoy esta mucho mejor que la de ayer y que…han secuestrado a Paula y ¿tu qué tal?
-¿Cómo? ¿Han secuestrado a Paula? ¿A nuestra Paula, a la canija?
-Si, Angel me ha llamado para decírmelo…va a empezar a buscarla por Square Line…y no descartan que este fuera del país.
-Y…bueno…¿Qué tal si cenamos y me lo cuentas todo?
-Me parece bien.
Le conté detalle por detallo todo lo que me había dicho Angel, pero no conseguí sacarle ni una sola opinión sobre el tema Paula, Angel y John. En cuanto acabamos de cenar me senté en el sofá y apoye mi cabeza sobre su hombro.
-Yo tendré que esposarte a la cama para que no te secuestren-soltó Dani de repente.
-¿Así?
-Si, pero no lo pienso hacer. Se que no me vas a olvidar. Soy inolvidable-dijo con una sonrisa-Te quiero-y me dio un beso.

Bueno esperamos que os guste el capítulo, aunque no sea muy largo. Gracias por seguir leyendo, comentar y no os olvidéis de votar en la encuesta (hay cosas de este blog que dependen de vuestros votos). Besos.