sábado, 7 de diciembre de 2013

Capítulo 50: Remember, you must wake up.

(POV Andrea)
Sujeto mi cabeza entre mis manos, no entiendo porque me pesa tanto. Me escondo en la sala de espera, no quiero ir a la puerta a recibir a los padres de Josh. No me siento con las suficientes fuerzas para decirles que Josh estará “dormido” durante un tiempo. Intento aparentar que estoy bien, calmada y tengo que creérmelo. Víctor llega corriendo, los padres de Josh acaban de llegar y quieren hablar conmigo. Me quedo mirándole durante unos segundos, es increíble la calma que muestra, mientras yo tengo los nervios a flor de piel. Víctor se acerca y me mira, pero finalmente me tiende la mano par ayudarme a levantarme, caminamos por el pasillo y no se donde posar la mirada.

-Andrea…deberías calmarte, no puedes caerte y quedarte sentada, metafóricamente. Sus padres están peor que tú, necesitan ayuda y tú se la puedes ofrecer.
-Lo sé…-es lo único que soy capaz de decir.

Intento que el cuerpo no me tiemble, la presión me aplasta, me agobio, el latido de mi corazón bombardea mi cabeza, cuando llegamos antes los padres de John ya no sé si seré capaz de hablarles, respiro para calmarme y por fin me veo capaz.

-¿Dónde esta mi hijo? Andrea, necesito verle…-dice su madre a modo de súplica-…necesitó saber qué ha pasado, quiero que me lo explique…por favor.
-Brenda por favor…necesito que te calmes antes de nada…-le digo intentando que no me tiemble la voz-…él no te va a poder explicar nada…
-Ya bueno ahora mismo supongo que no…pero más adelante sí ¿no?-pregunta viendo que mi cara cada vez se torna más pálida- ¿qué le ha pasado?
-Ahora mismo está…está…está en coma-digo por fin, pero esas palabras no hacen que me sienta mejor- lo siento mucho, fuimos a verle en cuanto nos comunicaron en que habitación estaba. Allí nos encontramos con él doctor y nos explicó por alto su diagnostico.
-Por Dios…-dice llorando- podéis…llevarme a su habitación…por favor.

Asiento levemente con la cabeza y la cojo de la mano dirigiéndome a uno de los ascensores. Miro hacia atrás, su padre esta cabizbajo, a su lado Víctor habla con él. Parece que se van a buscar al doctor que atendió a Josh. Me meto en el ascensor e intento consolar a Brenda, pero claramente todo esfuerzo es en vano, al igual que hace unos momentos yo estaba hundida, Brenda lo esta ahora. La acompañó hasta la habitación y me quedo en la puerta, pero ella me hace una seña para que la acompañe. Ambas entramos, pero solo una se queda petrificada al ver a Josh. Brenda se acerca lentamente como si temiera despertarlo y posa levemente sus labios en la frente de Josh, acaricia con sumo cuidado su cara y finalmente se echa a llorar. Me acerco a ella par intentar aguantarla, pues casi se va de bruces al suelo.

-¿Y…y Alicia?-me dice en un suspiro-¿ella está bien?
-No lo sé, hace unas horas estaba en quirófano, pero no se cuanto tiempo les lleva la intervención…no se ni si la han pasado a planta…
-Necesito verla a ella también…vivía con nosotros, por lo que debo también estar con ella.
-¿Está segura?…si quiere puede esperar aquí con Josh. Yo iré a ver si está bien.
-No, no, te acompaño, no puedo quedarme aquí sola con Josh…no soy capaz. Otra madre igual estaría a su lado todo el día, pero yo no…no me siento bien quedándome sola con él.

Asiento con la cabeza y la acompaño hasta recepción, donde nos confirman que Alicia ya ha sido trasladada a planta. Nos dirigimos a su habitación, que no esta muy lejos de la de John. Entramos en el cuarto y un médico le esta pasando una última ojeada a sus heridas.

-¿Esta…-es lo único que soy capaz de decir antes de que el médico me corte.
-Esta dormida…pero no se preocupen se despertara en una media hora o algo menos. ¿Son ustedes sus familiares?-dice girándose y dirigiéndose a nosotras.
-No…yo soy su amiga y esta es la mujer…
-Ella estaba estudiando aquí y yo la acogí en mi casa-dice Brenda.
-Vale…y ¿sus padres?
-No están aquí, bueno no viven en Londres-vuelve a responder.
-¿Los han avisado?
-No todavía no.
-Bueno…pues para que puedan avisarles de lo que ha sucedido les comentare mí diagnostico.

El hombre comienza hablar, nada importante un par de costillas rotas, algunas fracturas, puntos en la cabeza, Nombra la parada cardíaca, algunas heridas con un poco más de importancia. Él sigue narrándonos su diagnóstico, pero yo examino a Alicia desde la puerta. Claramente se nota que el golpe no ha sido nada suave, tiene cortes por la cara, puntos en una ceja… Múltiples heridas que aunque tardaran en curarse, no son comparables con las heridas psicológicas. Tiene un tatuaje en la muñeca, no me había fijado antes, es un nombre o al menos eso me parece a mi. Cuando el doctor se va nos acercamos con urgencia a la cama de Alicia, parece tranquila, incluso parece que esta teniendo un buen sueño.
-Andrea... ¿podría pedirte un favor?
-Claro que si...dime ¿qué sucede?
-Quiero encargarme de los cuidados de Alicia, por lo que ni podré prestarle atención a Josh, querría que tú estuvieras con él hasta que despierte si puedes claramente...
-Si, no te preocupes...pero ¿por qué no puede estar con Josh?
-No quiero verle así…es decir…
-Lo entiendo no hace falta que me lo explique…se lo que quiere decir.
-Gracia…
-No hay que darlas. Me voy a ver a Josh…
-Vale…

Salí de la habitación como una exhalación, directa hacia la habitación de Josh. Entre y me senté en el sillón que estaba al lado de su cama. Cerré los ojos durante un instante, tratando de organizar mi mente, reconstruyendo todo aquello que en aquel día se había roto.


-Y luego me decías que a las velocidades que bajaba las escaleras del instituto me iba a matar-digo finalmente mirándole-que ironía de la vida. Por cierto tu chica está bien, es decir, no tan grave como tú, pero estable. Y además tienes que reconciliarte con ella, por lo tanto acuérdate debes despertarte.