domingo, 8 de diciembre de 2013

Capítulo 51: The Change.

(POV Paula)
Los días pasan como si fueran segundos, vuelvo a mi rutina. Casa, instituto, casa. Todo vuelve a ser más o menos normal en lo que a la vida cotidiana se refiere. Pero en mi interior todo ha cambiado por completo... Bueno eso y que ya no me hago llamar Paula...

(POV Andrea)
La Odisea de Homero es incomparable con la situación en la que los días me han atrapado. Agobio constante, paso más tiempo con Johs que con mi hermana. Paso los días llendo al instituto y viendo a Josh, mi hermana apenas puede estar una hora dentro del hospital. Victor la pasea de un lado para el otro, la mantiene entretenida. Al igual que a mi hermana a mi también me lleva de un lado al otro. La madre de Josh, pasa los días al lado de la cama de Alicia, se duerme y se despierta al lado de su cama. Mientras que Josh alguna que otra noche no tiene compañia, yo no podre estar ahí siempre. Su padre se ha encerrado en casa, no lo he visto desde que fue a hablar con el doctor que atendió a Josh. Victor intenta quedarse alguna que otra noche, pero a veces Josh duerme solo.

(POV Angel)
Espero sentado en una silla del aeropuerto, mi vuelo lleva dos horas de retraso. Richard me mira con cara de pocos amigos, supongo que no le hace gracia que salga con su sobrina. Me vuelvo a casa, a la espera de que lleguen noticias de ella. Aunque quiza no la vuelva a ver...Llevo días buscandola por Londres y lugares cercanos, pero es una busqueda sin resultados. Supuestamente ibamos a buscarla entre todos pero el accidente de Josh y Alicia a roto todos los esquemas o más bien organización que tuvieramos. A veces fui algo duro con ella, pero yo era así y ella aprendió a convivir con mis manias. Eso creía, ahora no sé lo que creo.

(POV Lay)
Los días transcurren, las idas y venidas del hospital son ya rutina. Dany cada vez tiene más trabajo y yo cada vez estoy más dolorida, con todo el cuento de la medicación. Pero intentamos que nada nos llegue a afectar demasiado. Dany intenta calmar mis dolores con miles de besos y abrazos, cada día solo pienso en estar presa en sus brazos. No sé si refugiarme en él ante todo sera una buena idea, pero es que solo hay un problema al que me apetezca enfrentarme... Acaba de llegar a casa, se sienta a mi lado y me besa. Noto que sonríe contra mis labios.
-¿Qué?
- Nada, es que te prefiero con el pelo así...
-Ja-ja-ja...no bromees con eso...
- No bromeo, simplemente pienso que estas bien así, tus ojos resaltan más ahora. Ya se que lo del color no es importante, sino lo que te transmiten, pero hay que decir que en tu caso se da la primacia del color de los ojos.